Historia

En la ciudad
de Pozoblanco

a las veinte horas del día catorce de diciembre de mil novecientos cincuenta y siete, previa citación, se reúnen en primera convocatoria en el salón de sesiones del Excelentísimo Ayuntamiento de esta ciudad, cedido al fin por el Sr. Alcalde-Presidente, los cuarenta y ocho socios de esta Cooperativa Olivarera ‘Los Pedroches’ que al margen se anotan, para dar cumplimiento al Artº 29 del Reglamento de la Ley de Coordinación, de 11 de noviembre de 1943, sobre constitución de la Cooperativa y designación de los socios que han de formar la primera Junta Rectora.”

Estas son las primeras líneas del acta constitucional de nuestra Cooperativa. Se daba así inicio a una historia de más de 60 años de actividad de una entidad continúa manteniendo vigentes todos sus principios fundacionales.

Primer presidente

En aquella primera reunión se nombró a nuestro primer presidente, Don José María Tirado Moreno, aunque curiosamente el acta lo nombrara como jefe. Fue el presidente más joven de nuestra Cooperativa y también el que más años ocupó el cargo. También se eligieron por vez primera los cargos de secretario, tesorero, vocales y los miembros del llamado Comité de Vigilancia, cargos que hoy se conocen como interventores de cuentas.

Desde 1957 hasta la actualidad, han sido seis los presidentes de la Cooperativa Olivarera ‘Los Pedroches’:

Don Jesús Cabrera Montero

Don Rafael Muñoz Cabrera

Don Jesús Fernández de Castro

Don Luis Gonzalo Blanco Domínguez

Don Juan Antonio Caballero Jiménez

Nuestras
instalaciones

Nuestra historia está marcada por las ampliaciones de nuestras instalaciones. Acontecimientos que, sin duda alguna, marcaron puntos de inflexión. Por ejemplo, a mediados de los 60 se amplió la bodega de aceite con nuevos depósitos metálicos y nuevos trujales revestidos. La Cooperativa se adaptó a una creciente capacidad productiva.

Ya en los años 80 se sustituyeron los sistemas de prensas por las centrífugas horizontales. Esto cambió totalmente el aspecto de nuestra fábrica y se dio un salto cualitativo y de rendimiento de trabajo. Cambió la forma de trabajar y las nuevas tecnologías del sector nos llevaron a conseguir aceites de mayor calidad y a tener nuevas percepciones de los aceites producidos.

A mediados de los 90 llegó la producción ecológica y con ella un gran cambio: la introducción de un sistema de envasado. Supuso un cambio en el papel de la comercialización y se empezó a apostar por aumentar el valor añadido de los productos obtenidos en la propia Cooperativa. Esto llevó a tomar una decisión: profesionalizar la toma de decisiones, por lo que se creó la figura de la dirección. Con ella se dio un empuje en la búsqueda de una diferenciación, fomentando la identidad propia de los olivares de la Sierra de Los Pedroches.

Con el arranque del siglo XXI se llevó a cabo una ampliación de nuestras instalaciones con una nueva bodega de depósitos de acero inoxidable, específica para nuestro aceite ecológico.

En los últimos años hemos apostado por la creación de una Planta de Compostaje de Alperujo con el objetivo de cambiar el concepto de la utilización de los subproductos obtenidos al elaborar el aceite y revalorizándolos para su reutilización como abono orgánico en los propios olivares, cerrando así el ciclo de nutrientes.