Misión

Mantener y promocionar el patrimonio del olivar de la sierra de Los Pedroches. Solo con estas palabras podríamos definir una misión que, sin duda alguna, va mucho más allá de la mera elaboración de aceite procedente de las aceitunas de nuestros socios y socias.

Tenemos un compromiso adquirido que va directamente al corazón de nuestra esencia: el cuidado y la protección del olivar de Los Pedroches. Todo lo que hacemos, todo lo que proyectamos, todo a lo que nos comprometemos… está orientado a mantener vivo el territorio en el que desarrollamos nuestra actividad y nuestra vida.

Nuestro proyecto cooperativo, la comercialización de nuestras marcas, la diferenciación medioambiental, las certificaciones o todas nuestras actividades son parte del camino que seguimos para dar valor a nuestro olivar. A todo ello hay que sumarle el arraigo tradicional y cultural que este territorio ha llevado consigo a lo largo de sus más de 250 años de experiencia.

Todas nuestras actividades están orientadas a conservar un legado histórico que debemos transmitir a las futuras generaciones.

Por supuesto, nuestra misión también se orienta hacia el factor social, la base más sólida de nuestra actividad que nos aporta un valor que se reparte en las 961 familias de nuestros socios. A través de ellas se genera en nuestra comarca una creación de empleo directo e indirecto, contribuyendo en la importante labor que la gente del campo lleva a cabo en la mejora de accesos y mantenimiento de infraestructuras en las fincas como base de custodia del territorio.

La misión de la Cooperativa Olivarera de Los Pedroches S.C.A. es generar valor para generar vida en nuestro olivar y en Los Pedroches. Por eso, con nuestra labor pretendemos empapar al resto de la sociedad y tenemos distintos compromisos y proyectos sociales con asociaciones comarcales que también forman parte de nuestra esencia.

Y, por supuesto, nuestra misión también mira hacia el exterior de nuestra comarca. Participamos en distintas actividades de las distintas administraciones porque consideramos que tenemos un papel que jugar en la toma de decisiones que afectan al resto de agricultores en la sociedad. Una presencia que nos hace afrontar responsabilidades en el ámbito local, comarcal, regional, nacional e internacional para vincularnos cada vez más a la sociedad, participar de ella y aportarle nuestros valores y compromisos.