Sistema de producción Ecológico

Sistema de producción Ecológico
Sistema de ProducciónLas propias condiciones de la comarca son las que nos van a marcar el sistema de producción, y en especial el cultivo del olivar ecológico. En efecto, el olivar de Los Pedroches no lo podemos considerar como un monocultivo ya que está acompañado de gran número de especies tanto arbóreas (encinas, alcornoques, pinos, quejigos,...) como arbustivas (jaras, tomillos, lentiscos, chaparreras,...) situadas en zonas intercaladas de olivar, en linderos y zonas de fuertes pendientes. Esto hace que le confiera de un paisaje diverso atípico del olivar tradicional de campiña.

 

A su vez, esta rica biodiversidad en cuanto a flora va a hospedar a otra muy rica e importante fauna. Esto tiene un especial interés no sólo en la cantidad de mamíferos y aves que se encuentran, sino que toma su máxima importancia en lo referente a la riqueza en la entomofauna, ya que la cantidad de insectos útiles o auxiliares va a ser fundamental en las prácticas de cultivo desarrolladas.

La influencia directa de esta flora, unido al manejo del suelo, nos va a permitir luchar contra el mayor problema que existen en cultivos en estas condiciones: la erosión. Erosión Cualquier sistema de producción, ecológico o no, debe de tender a la conservación y mejora del agrosistema. En condiciones de sierra con pendientes, el deterioro de este agrosistema viene producido en gran medida por la fuerte erosión a la que está expuesto. Las prácticas culturales van encaminadas a emplear todo aquello que dispongamos para esta conservación y mejora, y ya no sólo del suelo, sino que lo extendemos a todo el agroecosistema. Sin duda nos encaminamos a tomar el principio de “Sostenibilidad” o “Desarrollo Sostenible” como pilar básico de nuestro sistema de producción.  

 

Sostenibilidad, Sustentabilidad o Desarrollo Sostenible, Comentar brevemente en un marco teórico la Sostenibilidad de sistemas de manejo de recursos naturales como idea general para luego llevarla a nuestro caso particular. Se han dado muchas definiciones de sostenibilidad, así por ejemplo la FAO en el consejo de 1.987 decía “El desarrollo sostenible es el manejo y conservación de la base de recursos naturales y la orientación del cambio tecnológico e institucional de tal manera que asegura la continua satisfacción de las necesidades humanas para las generaciones presentes y futuras”. Este desarrollo sostenible (en los sectores agrícola y forestal) conserva la tierra, el agua y los recursos genéticos vegetales y animales, no degrada el medio ambiente y es técnicamente apropiado, económicamente viable y socialmente aceptable (citado por Ceña Delagado, 2.001). Huyendo de definiciones abstractas, llegando a niveles concretos de actuación, se debe de hacer mención, además del componente temporal, al espacial en el que repercute la riqueza generada por la explotación del recurso. Cada región tiene un conjunto particular y único de sistemas agrícolas que son el resultado del clima local, de la topografía, del suelo, de las relaciones económicas y sociales y finalmente de su historia. De aquí la dificultad de encontrar un concepto de sostenibilidad agrícola que se aplique a nivel local y sea satisfactorio a nivel global.Manejo Cubierta Vegetal Se puede plantear como un punto de encuentro entre Economía y Ecología, que trata de alcanzar un modelo de desarrollo capaz de establecer un equilibrio entre el sistema y el aprovechamiento de recursos naturales. A su vez, la sociedad civil asume la sostenibilidad en nuevas demandas al mundo rural: alimentos sanos tanto en su composición como en los procesos de producción y transformación, al tiempo que no agresivos con el medio ambiente, lo que significa cambios importantes en la agricultura; actividades recreativas y de ocio; conservación del paisaje y el equilibrio ecológico. En definitiva se exige una agricultura relacionada con los sistemas ecológicos. Para desarrollar este sistema de producción nos centramos ahora el sistema de manejo en campo. Todo irá enfocado a la calidad tanto de la materia prima, aceituna procedente de olivar ecológico, como del aceite ecológico como producto final teniendo en cuenta otros factores como la calidad en la industria y los factores comerciales que se tratan en otros sitios de la web.  

 
Calidad en Campo, Como venimos reiterando, el sistema de producción en el cultivo va encaminado a la obtención de frutos de calidad, unido a la conservación y mejora del medio. La calidad del fruto va a depender del manejo del olivar por lo que trataremos como es este manejo del olivar ecológico en las condiciones de Los Pedroches.  
 
El manejo del suelo, Como ya se refería anteriormente, es de vital importancia tanto para la lucha contra le erosión como para la mejora de la fertilización. La riqueza en flora tanto arbórea como arbustiva hace que estas plantas eviten las pérdidas de suelo. Esta flora al intercalase en ciertos espacios entre el olivar y los linderos favorece esta retención de tierra impidiendo la escorrentía. Pero en pleno cultivo es donde se pueden dar estos problemas de erosión. A este respecto la acción de las adventicias o espontáneas (mal llamadas “malas hierbas”) que crecen en el olivar es fundamental. Estas adventicias evitan que en pendiente el agua coja velocidad provocando escorrentías y pérdidas importantes de suelo fértil, y a su vez favorecen que el agua penetre a través de las raíces en capas profundas del suelo donde es aprovechada por el árbol. También hacen que el terreno se mulla más y el efecto de sostén del suelo por las raíces evita la pérdida de la capa superficial del suelo que es a su vez la más fértil. Sin embargo estas adventicias crean competencia por al agua con el cultivo, por lo que hay que reducirlas (no eliminarlas)... pero ¿cuándo?. En invierno, desde noviembre, el olivo queda en reposo durante la recolección. En este momento no hay competencia real por lo que se permite el crecimiento de adventicias. A su vez en este periodo de invierno es cuando las lluvias son más abundantes y por tanto la erosión tiene mayor incidencia, por lo que las adventicias en el suelo son muy beneficiosas. A partir de marzo es cuando el olivo comienza su crecimiento vegetativo y necesita la mayor eficiencia de agua posible. Para ese momento la competencia con adventicias debe ser la menor posible. Para esto en Los Pedroches se practica el manejo alterno con ganado, sobre todo ovino. El ganado se introduce en el olivar después de la recolección (enero – febrero) en donde mediante el pastoreo se elimina las adventicias, pero no de forma total ya que se pretende dejar una pequeña capa de hierba con poco porte. El ganado se tiene hasta abril y como máximo mayo. Durante este periodo y con una carga ganadera adecuada a las condiciones de la explotación las adventicias son mermadas a niveles en los que su competencia por el agua son limitadas. El problema que entraña la incorporación del ganado ha sido por los posibles daños que este puede ocasionar al olivo. Este daño es real, pero se da siempre que el ganado no tenga comida en el suelo, dándose a partir de abril y mayo. Es por esto que esta época es conveniente retirarlo para evitar en gran medida estos daños.Olivos en la sierra También es muy interesante el manejo con ganado equino ya que consume una gran cantidad de hierba y son animales que no atacan al olivo. Este tipo de ganado si es aceptable mantenerlo todo el año ya que el control de las hierbas no es total al no arrancar de raíz, por lo que el efecto beneficioso de las adventicias perdura todo el año. La utilización de ganado cobra importancia pues por dos aspectos: desde el punto de vista agronómico por limitar las adventicias para su competencia con el olivo y desde el punto de vista ganadero por el aprovechamiento energético de las especies herbáceas de forma natural por parte del animal, disminuyendo el aporte de piensos. Las adventicias durante la primavera se intentan limitar todo lo posible para evitar competencia con el cultivo. Durante el verano también es importante tenerlas limitadas por el problema de posibles incendios. Pero su presencia sigue aportando beneficios ya que evita la incidencia directa del sol y evita que se evapore más cantidad de agua. A su vez su presencia puede evitar grandes escorrentías por las precipitaciones y tormentas de verano que suelen ser fuertes y ocasionan grandes daños. Y por supuesto su posterior incorporación al suelo hace que sirvan de un buen aporte como “abono verde” al descomponerse.   Además del efecto que tiene sobre el suelo, las adventicias desarrollan un papel muy importante como hospedadoras y alimentadoras, junto con el resto de arbustivas, de un gran número de insectos beneficiosos que harán que los controles contra plagas por parte del olivarero sean escasos y específicos. En especial destacan umbelíferas, leguminosas y compuestas. Además del ganado como base del manejo del suelo también se practican técnicas de cultivo complementarias. Al final del verano se pasa por los olivares una grada de pinchos superficial o “las ruedas” para la incorporación del pasto al suelo y hacer los suelos para la próxima campaña. Las ruedas es un apero fabricado por el mismo olivarero empleando tres ruedas de camión reutilizándolas en forma de triángulo que al pasar por el pasto lo rompe incorporándolo al suelo con una leve labor superficial. Con estos sistemas no se hace labor profunda en esta época y deja mullido el terreno.   Como complemento para la eliminación de adventicias, en febrero - marzo se efectúan si el control del ganado no ha sido del todo completo por las condiciones ambientales de abundante pluviometría, una labor con arado. Estos aperos están adaptados a las condiciones de la zona de tal modo que su misión es romper la tierra de forma totalmente vertical, poco profundas y sin provocar el volteo de la tierra para evitar así que ésta quede demasiado suelta y haya riesgos de escorrentías. También es muy habitual el antiguo y tradicional arado de yuntas ya que en muchas zonas es imposible emplear tractor para las labores. Este arado, siempre adaptado a condiciones de pendiente, realiza su labor en pequeñas mini bandas dejando entre pasada y pasada una zona de tierra sin labrar que hace que sirva de soporte para evitar posibles erosiones.   Desde el punto de vista práctico, la realización de esta aracía, siempre siguiendo líneas de nivel, tiene la gran ventaja de servir como soporte físico a modo de pequeños escalones a los operarios a la hora de las labores, ya que de lo contrario en un terreno totalmente liso y con una fuerte pendiente, mantener la verticalidad es muy complicado, dificultando aún mucho más la realización de las distintas prácticas agrícolas como poda, desvareto, y sobre todo recolección.   Manejo de Cubierta Vegetal (2)
 
En cuanto a la fertilidad del suelo, con la introducción de ganado aportamos estiércol a través del majadeo, haciendo un doble efecto beneficioso. Además de esta cantidad de estiércol que se reparte por toda la explotación, también se complementa con aportes de enmiendas orgánicas procedentes de compostaje de una forma más localizada al pié del olivo para su aprovechamiento más directo. Estos aportes se realizan cada tres años ya que la materia orgánica dura este tiempo en el suelo para ser aprovechada por el cultivo. También es habitual si no se ha introducido ganado el aporte de estiércol de ganaderías extensivas de la zona. Comentar al respecto que el Valle de los Pedroches es una zona ganadera por excelencia. Por esto el estiércol producido en muchas ganaderías es aprovechado por los olivareros como fuente de materia orgánica. De esta forma la relación entre los agricultores está muy generalizada mediante la “ayuda mutua”, intercambiando estiércol por pastoreo.  
 
El control de plagas y enfermedades es otro de los aspectos importantes en el manejo de olivar ecológico. Una vez más entendemos que en el manejo de un olivar ecológico, como en cualquier otro cultivo ecológico, intentar adaptar técnicas convencionales cambiando unos productos por otros autorizados en A.E. nos lleva en la mayoría de los casos a un fracaso. Por desgracia aún se ve como se intenta sustituir insecticidas organofosforados por Bacillus th., rotenona, piretrinas, etc. y emplearlos como los primeros si más cuando son productos distintos que funcionan de distinta manera y por tanto se han de emplear de distinta forma.Trampa Olipe En nuestro caso de Los Pedroches establecemos las “plagas y enfermedades clave” entendiendo como tales aquellas que pueden ocasionar daños tanto cuantitativa como cualitativamente. Entre estas plagas señalamos Mosca del olivo (Bactrocera oleae Gmel.) y Polilla del olivo (Prays oleae Bern.) y como enfermedad el Repilo (Spilocaea oleagina Fries.). Además de éstas existen otras de menor importancia que aparecen ocasionalmente y cuyos daños no son importantes. A la hora de tratar el control de plagas no tenemos más remedio que volver a la gran biodiversidad de la zona. Ya comentamos el efecto beneficioso de toda la flora, tanto adventicias como las originarias, como reservorio de insectos útiles que no sólo ayudan a controlar plagas, sino que llegan a mantenerlas a niveles por debajo de umbrales de posibles tratamientos. El caso más patente es el prays. Desde la incorporación en A.E. de zonas en las que se realizaba tratamientos con dimetoato, y por la consiguiente supresión de éste, los niveles de auxiliares aumentaron a la par que descendió las poblaciones de prays. Con el sistema de manejo ecológico se potencia la entomofauna auxiliar, tanto la asociada al olivar como la que no, haciendo que los niveles de prays estén siempre por debajo de umbrales que requieran algún tipo de tratamiento. Es por esto que el prays, aunque se hace un seguimiento todas las campañas, no entrañe riesgos y no se recomiendan ningún tipo de tratamiento. En casos muy puntuales se recomienda Bacillus th. teniendo en cuenta el estado larvario del insecto. Otro caso del poder de los auxiliares y su capacidad de mantener el equilibrio fue en el caso de Algodoncillo (Euphyllura olivina Costa.) que un año por condiciones climatológicas hubo unas poblaciones muy altas provocando, a la vez que daños en brotes y flores, negrilla en las ramas. Aunque cundió alarma entre olivareros, no se recomendó ningún tipo de tratamiento contra él, ya que en los olivos empezaron a ver gran presencia de insectos auxiliares (arañas, hormigas,...) que finalmente controlaron la plaga. Una vez que llovió en primavera se limpiaron los olivos y al año siguiente los niveles fueron los normales de otros años volviendo a un equilibrio en las poblaciones. Ese mismo año del ataque fue la tercera mayor cosecha de la historia de la cooperativa... La única actuación del agricultor se ha dado contra la mosca del olivo (Bactrocera oleae Gmel.). En este caso los insectos auxiliares no son lo suficientemente suficientes como para controlar esta plaga, que es sin duda la que más daños provoca. Trampa MoscasLa mosca del olivo tiene suma importancia por la mala calidad que otorga a los aceites procedentes de aceitunas picadas, más aún en cuanto nos referimos a aceite ecológico, en donde la mayor parte se comercializa como virgen extra. En este sentido y debido a la gran relevancia de esta plaga en Olivarera Los Pedroches junto con el Departamento de Sanidad Vegetal de Córdoba se desarrolló un proyecto de investigación y experimentación para determinar un sistema ecocompatible, con una buena eficacia y sobre todo con viabilidad de empleo en campo. A lo largo de 6 campañas se han realizado diferentes ensayos con tratamientos aéreos con productos autorizados (que no funcionaron como era de esperar...) y trampeos masivos que sería el sistema más idóneo. Con este estudio se demostró que la trampa tipo Olipe, desarrollada en la propia cooperativa, es la más eficaz y a unos costes que garantizan la viabilidad en campo. La trampa tipo Olipe consiste en una botella de pet, tipo “la casera”, rellena de fosfato biamónico técnico al 3 %, con unos orificios en la parte superior de 5 mm. que garantizan la selectividad del método. Se colocan una trampa cada dos olivos, consiguiendo unos resultados muy buenos y con unos costes de unos 0,15 € por olivo protegido. Con este estudio se han obtenido dos premios de investigación en Agricultura Ecológica, que demuestra la fiabilidad del método. A su vez se está probando en lugares dispares como Málaga, Córdoba, Sevilla, Teruel, Tarragona,... para comprobar su efectividad en otras condiciones e incluso se tiene constancia de que el sistema se está utilizando en Italia, Portugal y California (U.S.A) Como enfermedad más importante destacamos el Repilo (Spilocaea oleagina Fries.). Los métodos de control siempre se han realizado a través de tratamientos cúpricos preventivos. En la actualidad existen productos a base únicamente de cobre que están permitidos en A.E. Sin embargo si analizamos estos tratamientos vemos que la mayoría de ellos se efectúan tarde una vez que se dan las condiciones adecuadas y una vez que se ha desarrollado el hongo ya no tiene cura. Como medidas complementarias y muy importantes se están desarrollando cada vez con más frecuencia técnicas culturales a base de buena limpieza en los olivos, que junto con las podas favorezcan la aireación, fácil ventilación del árbol y la mejor entrada de luz. Con estas medidas culturales se evita en gran medida el riesgo de repilo y se limitan los tratamientos de cobre.   En definitiva el manejo que se da en estos olivares ecológicos de “Los Pedroches” tiene un carácter global y conjunto, en donde todas las técnicas están interrelacionadas entre sí; haciendo referencia a la teoría holística, que nos viene a decir que el “Todo” no es igual a la suma de las “Partes”, sino que también existen relaciones entre las diferentes Partes que hacen que el Todo no sea una suma individualizada de los diferentes componentes. Con este sistema de producción en campo obtenemos mejora en todos los factores productivos del agroecosistema, principalmente conseguimos los siguientes objetivos fundamentales:  
  • Conservar o preservar el suelo en estas zonas de pendiente, principalmente de la erosión con el manejo de adventicias y flora espontánea originaria. Con esto no llevamos el sistema de cultivo a niveles de simplificación que se dan en otras comarcas en donde el agotamiento de la tierra y las pérdidas de suelo son cada vez mayores por el empleo de herbicidas y abonos minerales químicos, en los que se ha pasado el límite de reversibilidad. Con este sistema de producción ecológico mantenemos un nivel muy bajo de simplificación del agrosistema, con total capacidad de reversión. Un olivar abandonado es en pocos años totalmente invadido por el monte adyacente, dejando de tener importancia el olivo y predominando la flora originaria.
  • Potenciar la entomofauna al asociar la vegetación silvestre al olivar al proveer de alimentos alternativos y ser refugio de enemigos naturales de las plagas. Esto hace que exista equilibrio y aunque haya insectos perjudiciales, éstos no alcancen umbrales altos. A su vez el agroecosistema genera gran capacidad de resilencia, capacidad de recuperarse después de un estrés o desequilibrio causado por causas ambientales.
  • Encontramos estabilidad del sistema, entendiéndolo como la propiedad de guardar un estado de equilibrio dinámico, manteniendo la productividad en un nivel no decreciente a lo largo del tiempo en condiciones normales.
  • Aumentar la fertilidad del suelo, base para obtener una renta positiva en el flujo de energía. Con el aporte de materia orgánica favorecemos entre otras muchas cosas la capacidad de retención de agua y la mejora de la estructura del suelo, hecho que influirá en evitar salidas de energía del sistema por lixiviación y erosión, compensando las extracciones del cultivo para la producción de frutos.
  • Obtener frutos de calidad, limpios de cualquier residuo y en condiciones óptimas para la extracción de aceite virgen extra ecológico.
Desde Olivarera Los Pedroches Soc.Coop.And. a través de su Dpto. Técnico vela por que estas condiciones se mantengan, apoyando y asesorando al socio en cualquier tema, realizando cursos de formación y sobre todo con una presencia continuada en campo en donde las relaciones técnico-agricultor es de una estrecha colaboración.

 

 

 

Galería de imágenes

Olivar Ecológico Nevado
La Sierra Ecológica de los Pedroches
Olivo de la Sierra Ecológica del Valle de Los Pedroches
Labrando la Sierra Ecológica del Valle de los Pedroches